Espacio dedicado al arte de la palabra

Bienvenidos a este espacio de Luz ,que pretende unir la palabra al arte y la creatividad al sentimiento.

arte-palabra
creatividad-sentimiento,
la unidad perfecta
donde el hada se esconde,
y batiendo sus alas

se expresa.



El silencio del Alma

En el silencio de tu alma se esconden los más bellos secretos de tu corazón. El silencio no es la ausencia de sonidos, es un estado tranquilo en el que puedes oír lo que se mueve en tu interior con mayor claridad.En silencio se descubren maravillosas conversaciones que la palabra sería incapaz de pronunciar. En el trabajo callado y tranquilo, los dones de las personas se hacen visibles. En el silencio de la naturaleza Dios susurra a través de los pájaros y demás criaturas. En el trabajo callado y tranquilo, los dones de las personas se hacen visibles. Entre ruidos y prisas el silencio puede ser el mejor arma del que dispones para acercarte a Dios y a ti mismo.La palabra, cuando es clara y sincera, nos acerca a los demás, nos ayuda a darnos a conocer, nos muestra lo que los demás piensan y viven. El silencio es el mayor grado de comunicación que podemos conseguir con un ser humano. La soledad no es silencio, el silencio no es soledad. La vida se comparte dándola, el silencio se comparte estando al lado del que sufre, del que ama, del que vibra al son de un sencillo acorde musical. Ábreme el cofre sagrado de tu silencio, comparte conmigo desde lo que eres, desde lo que vives, desde lo que lloras y desde donde te alegras. Entraré de puntillas, sin hacer ruido, para no romper la hermosura que me ofreces a través de tu silencio.



NAMASTÉ

hada de luz

hada de luz
sol naciente,espejo del Ser que eres,reflejo de Luz en un Cielo de estrellas,cascadas de Luz liquida en las aguas donde se bañan las ninfas celestes

ENTRE ROSAS Y UNIVERSOS ,VIVE TU MUNDO DE AMOR Y PAZ
QUE LA LUZ Y EL AMOR PERMANEZCAN
EN LA TIERRA.

FELIZ VIDA


VIVO EN MI Y EN GAIA AMANDO MI PROPIO SER

imagen:Gilbert Williams
Llegaste en el Invierno de la Aurora,
cuando las flores aún no habian nacido.

Ellas brotaron con los reflejos del Sol,
buscando los rayos de la Primavera.

Rosa Fdez. Salanova


VUELA MARIPOSA,TUS SUEÑOS TE HACEN LIBRE
Yo soy tú,
tú en mi.
Sin tiempo
ni espacio.
Sólo uno,
en el Universo infinito.

Rosa


Buda femenino,óleo/lienzo de Rosa Fdez. Salanova

sábado, 28 de febrero de 2009

Un tiempo para el recuerdo

Hoy me he levantado y como casi todos los dias,he abierto la cortina de mí alcoba para mirar a la calle.Apenas había gente, el sol brillaba, pero aún así, había un silencio extraño, poco usual para un dia de sol tras un duro Invierno. Heché la cortina, abrí la puerta de mí armario, pensé en que ropa ponerme, pero todo me parecía raro,
¡mí ropa era de otra epoca! ,faldas largas con vuelo, chaquetas ajustadas, encajes y puntillas…olor a resina y alcanfor. Algo distinto estaba sucediendo. Miré a mi alrededor, mí habitación seguia igual, todo estaba en su sitio, en la mesilla de noche ,el libro que habia dejado antes de dormir, en mí cama, las sabanas revueltas, los cuadros en las paredes, como siempre.
Volví al armario,mís ojos permanecian muy abiertos, la ropa seguía allí, esperandome.
Escojí una falda color granate con una blusa de puntillas blanca,una chaqueta a juego entallada en la cintura y un camaféo para el cuello de la blusa, que estaba en uno de los cajones.Me puse unos botines de tacón negros con cordones,un pequeño sombrero también negro, con una rejilla que me cubría un poco los ojos y por último, unos guantes a juego.
Me volví a acercar a la ventana, el cielo se había cubierto con unas nubes densas ,
había niebla, no me dejaba ver bién lo que sucedía en la calle.
Intenté ver un poco mas,pués me parecía sentir un trote de caballos y la voz de un niño
anunciando notícias de prensa .
No conseguía ver nadas mas y salí corriendo a la calle .¡La gente vestía con ropa igual a la de mi armario!,había carruajes, los coches eran antiguos, los edificios tenían un toque “art-nouveau” y la voz de aquel chico vendiendo la prensa, resonaba en mís oidos como un eco. Nadie parecía percatarse de mi presencia, me acerqué al chico y tampoco me oía, miro uno de los periodicos y leo los titulares: Paris,1890 ,un tiempo para el recuerdo.
Me volví para mi casa, por donde había venido, subí las escaleras, entré en mi habitación, me saqué la ropa y la fuí colocando en el armario con el mismo orden que la había cogido. Estaba cansada.
Me acosté en mi cama y seguí durmiendo.

1 comentario:

  1. ¡Qué interesante relato!...¡Qué pena que te acostases tan pronto y los personajes de la época no pudiesen disfrutar un poco más de tí!
    Besistos.

    ResponderEliminar


foto:"De verde y azul",Rosa Fdez.Salanova